Saltar al contenido

Prisión de San Miguel

En el corazón del casco histórico de Cracovia se encuentra el antiguo convento de San Miguel. El edificio fue utilizado como espacio religioso hasta que fue convertido en juzgado y prisión durante la ocupación austrohúngara de la ciudad.

Tras la rendición de Polonia ante los alemanes en 1939, la cárcel pasó a ser administrada por las fuerzas ocupantes. Desde ese momento se convirtió en una cárcel para presos políticos. En este período, los reclusos sólo disponían de un cuenco y una cuchara, donde comerían la sopa aguada que les daban diariamente como única comida.

Los presos recluidos en la prisión de San Miguel eran también utilizados para las represalias en contra de las acciones de la resistencia polaca. Cada vez que la resistencia cometía un atentado en contra de los ocupantes alemanes, 10 prisioneros eran ejecutados en respuesta. Los nombres de los ejecutados eran publicados por toda la ciudad para amedrentar a la población civil.

Cómo llegar a la Prisión de San Miguel

La prisión de San Miguel, hoy museo arqueológico de Cracovia se encuentra en el casco histórico, en la calle Poselska 3. Se puede acceder a él a pie de manera sencilla desde el centro de la ciudad. También podemos llegar en tranvía, a la parada Uniwersytet Jagielloński con las líneas 124, 152, 424 y 502. Puedes consultar el mapa de transportes de Cracovia en el siguiente ENLACE.

Horario de apertura

  • Septiembre a Junio:
    • Domingo – 11:00 a 16:00
    • Lunes – 9:00 a 15:00
    • Martes – 9:00 a 18:00
    • Miércoles – 9:00 a 15:00
    • Jueves – 9:00 a 18:00
    • Viernes – 9:00 a 15:00
    • Sábado: cerrado
  • Julio y Agosto
    • Domingo – 10:00 a 15:00
    • Lunes a Sábado – 10:00 a 17:00

Visitar la Prisión de San Miguel

© Elfira Elfira

La antigua prisión de San Miguel alberga hoy las salas del museo arqueológico de Cracovia. En la planta baja del edificio existe una pequeña exposición en el sótano donde se han conservado algunas de las celdas de la cárcel. En esta pequeña exposición se puede ver también el lugar donde se llevaban a cabo las ejecuciones en la cárcel, las cuales eran llevadas a cabo por un verdugo polaco mediante un tiro en la nuca.

Placa conmemorativa del ejército nacional polaco.
© Elfira Elfira